martes, 13 de septiembre de 2016

Problemas de cría en aves de compañía

¿Es normal que mis aves destruyan los huevos o los abandonen?

Cualquier hembra con buen estado de salud, criada en cautividad en buenas condiciones que se encuentre con una pareja fértil y con buen comportamiento reproductor debería poder llevar a cabo la cría de sus huevos, dentro de su época de reproducción.

La época de cría de las aves depende de cada especie, que puede variar de un mes a otro, pero que se concentra en primavera para la mayoría de las aves.

Aun así las aves criadas en cautividad, especialmente canarios, cotorras y agapornis, a veces, abandonan o destruyen su puesta. 

Algunas aves son difíciles de criar en cautividad, como la cotorra argentina o también es el caso de muchas aves insectívoras.



Imagen de nido de ave insectívora


¿Por qué no podemos hacer criar a nuestra pareja de aves?

Varios son los motivos que impiden que nuestras aves pueden llevar a cabo su nidada con éxito, ya que por diversas razones a veces las aves domésticas se ven empujadas a deshacerse de sus huevos, como por ejemplo estrés, problemas de calcio, huevos no fecundados, problemas de comportamiento de la hembra, etc.

El estrés afecta directamente a la fertilidad de los animales y les inhibe su instinto reproductor. 

Para la correcta formación del huevo, la hembra necesita un aporte externo de calcio.

A veces, no se hace un buen diagnóstico del sexo y la pareja que queremos hacer criar no es la adecuada.

Algunas hembras sufren de problemas de comportamiento que las hacen inadecuadas para la reproducción.


¿Cómo podemos evitar que surjan problemas de cría en las aves?

Para garantizar que nuestras aves tengan éxito en la reproducción:

- Trataremos de darle toda la tranquilidad que necesita la pareja.

- Le proporcionaremos a la hembra una buena fuente de calcio antes de que ponga los huevos, con suplementos minerales, jibias y gritts.

- Les daremos una dieta rica y variada, adecuada para la especie.

- Nos aseguraremos que la pareja que pretendamos criar sea de sexos opuestos, en especial en aquellas aves con menor dimorfismo sexual y que cuesta más distinguir su sexo por la apariencia física.


Acudir al veterinario si es necesario

Si la hembra sigue destruyendo la puesta o no se ocupa de ella, no dudaremos en traerla al veterinario para descartar si hay algún problema de infertilidad, un problema de comportamiento por parte de ésta o de cualquier otro tipo.

* Información relacionada: Reproducción de las aves en cautividad

miércoles, 7 de septiembre de 2016

Qué clase de animal es el koala

¿Qué son los koalas?

Muchas personas creen que los koalas son osos arborícolas, aunque la realidad es que estos mamíferos no están emparentados con estos cuadrúpedos. Pero como los osos los koalas también son cuadrúpedos, en contraposición a los humanos que somos bípedos, al igual como las aves y ciertos reptiles. 






Sin embargo, los koalas desde el punto de vista biológico y de la taxonomía (o ciencia que clasifica a los seres vivos) no tienen nada que ver con los osos. Los primeros son unos pacíficos marsupiales herbívoros, mientras que los osos son carnívoros (pertenecen al orden Carnívora) de dieta omnívora la mayoría o carnívora estricta, en el caso del oso polar. 


¿Qué diferencia a los koalas de los osos?

Una diferencia que separa a los marsupiales de los mamíferos placentarios, como los osos, es la reproducción. Las hembras del koala y de otros marsupiales llevan a sus crías en la bolsa marsupial durante cierto tiempo. El oso y otros tantos euterios, tras parir a sus crías, no permanecen en ninguna bolsa marsupial, sino que deben luchar contra el medio exterior tras abandonar el útero materno. 

Tampoco comparten koala y oso el mismo hábitat ni área de distribución. Allá donde vive el oso no vive el koala y viceversa, al menos de forma natural. El koala solo habita en la franja este y sureste de Australia. Las distintas especies de osos se pueden encontrar en América, Europa y Asia y, si añadimos al oso polar, también en el ártico. Por otro lado, aunque los osos pueden vivir en una gran variedad de hábitats: bosques, praderas, montañas, desiertos... el hábitat del koala se limita a los bosques de ecualipto, su principal alimento.